LEGADO DE YUSTE: UNA CERVEZA DE ABADIA ESPAÑOLA

27.03.2014 17:59

                   El nombre de Yuste ha estado ligado a la cerveza en España desde los tiempos del rey Carlos I que, llegado de Flandes acompañado de la corte de que dispuso en Gante cuando reinaba en aquellas tierras como Carlos V de Alemania, se trajo con él a los maestros cerveceros que habían sido sus proveedores privados del rubio líquido que tanto le gustaba y que había incorporado a su dieta para aliviarse de algunos de los malos momentos que le hacia padecer la gota que padecía.

                   La llegada del monarca al monasterio de Yuste donde paso sus últimos tiempos dotó a su residencia de una cervecería en la que se fabricó la cerveza al estilo belga y desde donde se extendió su consumo por todo el reino a pesar de la férrea competencia que le había hecho siempre el vino de los excelentes viñedos meridionales, ya afamados en tiempos de los romanos.

                   Ahora la marca Heineken, tras su sólida implantación en el mercado español gracias a sus importantes adquisiciones de marcas de tanto prestigio como Cruz Campo ha lanzado al mercado en Extremadura, Valladolid, Toledo, Madrid, Cuenca, Ciudad Real, Granada y Burgos, una cerveza de tipo abadía, con 6,5 % de alcohol en volumen, que ostenta el atractivo nombre comercial de “Legado de Yuste”

.  

                   La cerveza Legado de Yuste se fabrica en la factoría navarra de Arano y usa para su elaboración cebadas extremeñas de alta calidad y cuenta con lúpulos muy aromáticos de alta calidad procedentes de la Europa Central.

                   La cerveza Legado de Yuste, recientemente comercializada por Heineken, siguiendo una vieja aspiración de la Cruz Campo,  tiene una espuma sutilmente tostada y un  color ligeramente bronceado y un suave aroma a caramelo que le proporciona un delicado sabor afrutado  y algo dulzón, siguiendo la tradición de algunas de las mas apreciadas cervezas de Abadía.

                   Su cuerpo redondo y  sus características de suave paladar y graduación algo superior a la habitual hacen de la cerveza Legado de Yuste el acompañamiento ideal para caza menor como patos, perdices, codornices, conejos o liebres al tiempo que sirve para ser consumida con el asado de cordero, quesos semi curados y embutidos con personalidad recordando la cocina que fuera instaurada en Yuste en su época de residencia real.

                   Una cerveza, en resumen, de cuidada calidad y características muy especiales, poco comunes en nuestro país y que nos acerca al tipo de las cervezas de abadía detentadoras del mayor de los prestigios en el mundo cervecero.

                  Por Miguel Alberto Martínez Monge