Argelia: Heredera de la historia

29.03.2014 17:49

ARGELIA: AGUAS AZULES Y ARENAS DORADAS 

            Desde las riberas de un Mediterráneo salpicadas de bellos rincones y modernas instalaciones turísticas, hasta las profundidades del desierto, pasando por zonas de una impresionante belleza natural, Argelia se extiende como un mosaico multicolor y lleno de las mas ricas muestras de la variedad atesorada en siglos de historia y 

mantenida por un firme amor a las tradiciones.

            Tiene la capital, Argel, ambiente de ciudad con tintes europeos heredados de la larga dominación francesa que imprimió su huella en paseos y bulevares, dejando 

el rastro de sus ricos edificios, sus amplias plazas y sus ricas avenidas, alternado con las calles que se empinan hacia el cielo por las colinas en un dédalo de 

calles estrechas y pintorescas donde la sombra de los aleros invita al paseo entre fachadas de una blancura deslumbrante tachonada de trazos azules.

            Entre los numerosos lugares que invitan a la visita, se puede destacar la inevitable al monumento que se levamtó en honor de los combatientes de la independencia y que se yergue altivo dominando la ciudad y permitiendo una amplia vista de su puerto y su bahía. En la otra parte de la ciudad, cercano a la cashba, el palacio del Bey, en fase de recosntrucción, ofrece una visión entrañable de la arquitectura y la vida palaciega en las antiguas mansiones nobles. Sobre el mar, el Bastión 23, acoge, entre sus murallas y sus típicas edificaciones, el mas importante centro de aprendizaje de la música y sirve de acogida de otras actividades culturales.

            Abajo, el mar que se extiende por la amplia bahía en cuyo centro se encuentra el puerto comercial que cuenta con una actividad incesante recibiendo un tráfico marítimo de gran intensidad e importancia comercial.

 

            Pero en Argelia, un país con una impresionante extensión, se impone abandonar la ciudad para disfrutar de la visita a lugares donde se conservan las ruinas de importantes asentamientos romanos, como el de Timgad, la antigua Thamugadi, que, fundada en el año 100 a. J.C., bajo el reinado del emperador Trajano constituye uno de los lugares mas interesantes de la historia de la civilización romana en el noreste de Argelia.

            En las amplias ruinas de Timgad, donde se pueden reconocer la situación de numerosos edificios que albergaron la administración romana, ademas de templos y lugares de  comercio, de diversos oficios o de instalaciones artesanales, de los que han sido halladas numerosas muestras y utensilios que actualmente se muestran en el museo instalado junto a las ruinas. Un bello arco, bien conservado, atribuido a Trajano, sirve de cierre a una amplia avenida que conserva parte de su primitiva pavimentación al tiempo que esbeltas columnas nos recuerdan el lugar donde se elevaba el capitolio. El foro, el teatro semicircular, el mercado y otras edificaciones, jalonan una amplio recinto  donde se trabaja para mantener la riqueza de las históricas ruinas.

            Continuando el recorrido por las proximidades de la impresionante ciudad de Constantina, la visita a Guelma, situada al sur de Annaba, ofrece la posibilidad de contemplar uno de los mas bellos teatros romanos de la zona donde se instalara la colonia romana, en tiempos de Trajano, sobre lo que habia sido, anteriormente una importante ciudad númida y mas tarde lugar de arribada y colonia fenicia.

            Continuando en la misma zona, se puede visitar la huella dejada por los remotos pobladores de Madoure, una ciudad tranquila donde existieron importantes centros de enseñanza, que tuvieron entre sus muros pensadores  y literatos como Apuleio, considerado el gran maestro de la literatura africana. Su bello teatro y sus esbeltas ruinas. Nos dejan constancia de la importancia cultural de aquel rincon donde el calor hace buscar el refugio de la sombra de columnas y muros.

            Cerca de Constantina, la ciudad varias veces milenaria de Setif, conserva huellas de sus épocas barbara, romana, vándala, bizantina y después musulmana donde se conservan restos de la tumba de Escipión,y edificaciones tan  bellas como la mezquita El Atk, junto a restos de la ciudadela bizantina o los vestigios arqueológicos e históricos de Djemila, que, considerados patrimonio de la humanidad, completan con las ruinas romanas de un conjunto de gran interés.

            Toda esta interesante zona, alejada de la capital y cercana a la frontera con Túnez, nos ofrece una visión diferente de un país que conserva las huellas de su historia en las que puede leerse la importancia que tuvo cuando, en tiempos del imperio romano, y mas tarde bajo la civilación bizantyna, fue considerado un enclave privilegiado del norte de un continente repleto de sorpresas y de lugares interesntes.

            SAN AGUSTIN, UN ARGELINO UNIVERSAL

            Nació San Agustín, el gran teólogo cuya fama se extendió por toda la cristiandad, en la ciudad de Thagaste, actualmente denominada Souk-Ahars, el 13 de noviembre de 354, hijo de un pagano y una ferviente cristiana llamada Mónica. Toda su juventud discurrió por la tieras de los alrededores y curso estudios en los liceos y universidades de Thagaste, Madaure y Cartago, antes de emprender viajes que lo llevarian a lejanos lugares, como Roma o Milán, convirtiéndose al cristianismo y dedicando su vida a la filosofía y la teología hasta el punto de hacerse bautizar por el Obispo Ambrosio, de Milán.

            De su paso han quedado numerosas huellas y aun hoy existe en Thagaste un club de reflexión que suele reunirse, con frecuencia, bajo la fronda del olivo bajo el que se sentaba a meditar el santo obispo y que esta considerado como una reliquia en su pueblo natal, asi como la extensa obra legada a la posteridad que comprende mas de 113 tratados, 218 cartas y mas de 500 sermones con profundos estudios sobre la Biblia, destacando sus celebres “Confesiones”, donde relata su experiencia del encuentro con la fé en Dios y la importante apología del cristianismo realizada en “La Ciudad de Dios” junto a muchas otras obras divulgadas entre los creyentes de todo el mundo.

            Investido de la dignidad de obispo, Agustín fue un pensador que realizó una destacada labor pastoral contribuyendo al conocimiento de la fe cristiana y dando a conocer sus profundos estudios sobre algunas de sus mas importantes materias y dogmas.

            En la ciudad de Annaba, se encuentra la basilica de San Agustín, donde permanecen sus restos y que es punto de peregrinación para miles de católicos que viajan a tierras argelinas teniendo como principal motivo seguir las huellas de un padre de la iglesia profundamente arraigado a la historia de Argelia.

Texto y fotos de Miguel Alberto MARTINEZ MONGE